13 de març de 2011

Give me:
Your Life, your Soul & your Blood



La pena de muerte, pena capital o ejecución consiste
en provocar la muerte o asesinar a un condenado por
parte del Estado, como castigo por un delito establecido
en la legislación; los delitos por los cuales se aplica esta
sanción suelen denominarse «delitos capitales».

La muerte de criminales y disidentes políticos ha sido
empleada por algunas sociedades en un momento de su
historia, tanto para castigar el crimen como para suprimir
la disensión política. Actualmente la pena de muerte ha
sido abolida y penalizada en casi todos los países
europeos (excepto Bielorrusia), y la mayoría de los
correspondientes a Oceanía, (como Australia, Nueva
Zelanda y Timor Oriental.

La mayoría de países latinoamericanos han abolido la
pena de muerte, mientras que los Estados Unidos de
América, Guatemala y la mayoría de los estados del
Caribe la usan, y en Chile, Brasil la usan como castigo
en situaciones excepcionales, como por ejemplo para
castigar la traición cometida en tiempo de guerra.

En Asia la pena de muerte está permitida en democracias
como Japón e India. En África, aún se usa en Botsuana y
Zambia.

En muchos países donde aún se aplica la pena de muerte, se
usa como un castigo para crímenes de asesinato, espionaje,
traición, o como parte del Derecho militar. En algunos países
se aplica también para castigar delitos sexuales, siendo
considerados como tales el adulterio o la sodomía. También
se castiga con pena de muerte en otros países la apostasía,
la renuncia formal a la propia religión.

En China, el tráfico de personas y los casos graves de
corrupción política son castigados con la pena de muerte.
En algunos países la pena de muerte se utiliza por motivos
políticos, con la máxima difusión posible, como «escarmiento»
de masas: en 2007 en Corea del Norte el director de una
empresa fue ejecutado públicamente en un estadio deportivo,
ante 150.000 personas como castigo por haber realizado
llamadas telefónicas al extranjero.

El tema de la pena de muerte es muy controvertido.

Los simpatizantes de la misma opinan que su realización
reduce el delito, previene su repetición y es una forma de
castigo para el asesinato. Los detractores argumentan que
no reduce el crimen en mayor medida que la cadena perpetua;
son peores que el delito, son holocausticas y es una
discriminación de hecho contra las minorías y los pobres
que puedan no tener recursos suficientes en el sistema legal.

Según el informe anual de ejecuciones judiciales de Amnistía
Internacional, en el año 2003 fueron ejecutadas al menos 1.146
personas en 28 países. El 84% de las muertes documentadas
ocurrieron en cuatro países: la República Popular China
llevó a cabo 726 ejecuciones, Irán mató a 108 personas, Estados
Unidos a 65 y Vietnam a 64. La última nación en abolir la pena
de muerte para todos los crímenes fue Uzbekistán, a principios
del 2008.

El Día mundial y europeo contra la Pena de muerte se celebra el
10 de octubre.

" Soy el dedo acusador
que limpia las calles
y de mierda la prisión.
Vivan tranquilos, que aquí estoy yo.
Mi toga y mi mazo ya son parte de mí.

¡Pero! A veces me visitan los fantasmas.
¡Me buscan! Por ser el asesino de su inocencia.
¡Acaso! Hay tanta diferencia entre ellos y yo?
¡Espero! Con impaciencia, mi propia sentencia.

Mi propia sentencia "

● Extracto del tema: Pena de Muerte de Segismundo Toxicómano.

© MANDRA

® All Rights Reserved

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada